¿Dormir con el bebé en la cama es recomendable?

¿Es conveniente dormir con el bebé en la cama? Es una pregunta muy común entre los padres sobre todo primerizos. Lee este artículo dónde te despejamos todas tus dudas.

Algunas personas cuando escuchan esto lo asocian automáticamente a compartir la misma cama, pero el término se refiere al concepto de dormir cerca del niño para que ambos sientan la presencia del otro lo que se conoce como colecho.

En general se recomienda compartir la habitación en los primeros seis meses de vida del bebé e, idealmente, hasta completar el primer año de vida ya sea en su cama o cuna.

Dormir con el bebé en la cama. Es bueno o no?

¿Es conveniente dormir con el bebé en la cama?

Depende de cómo se comparte la habitación. No se recomienda dormir en la misma cama debido a una serie de riesgos asociados como asfixia o sofocación.

También es peligroso quedarse dormido con el bebé mientras está en el sofá o la silla, ya que el riesgo de que ambos se duerman puede provocar accidentes.

Compartir la habitación tiene una serie de beneficios, además de la proximidad para ayudar con la lactancia y la capacidad de responder rápidamente a las necesidades del bebé.

Además es una manera de prevenir el riesgo del  síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Como en la mayoría de los casos ocurre durante el sueño, se cree que la forma en que duerme el bebé (espacio y condiciones) influye.

Además, los bebés prematuros o de bajo peso al nacer tienen un mayor riesgo de SMSL, especialmente si comparten cama con los padres.

El riesgo de SMSL disminuye a medida que los bebés crecen, y el 90% de los casos ocurren antes de los seis meses.

Los riesgos de dormir con el bebé en la cama

Los colchones de las camas para adultos no son la superficie más adecuada para un bebé porque:

El colchón no es lo suficientemente firme. Los bebés deben dormir en colchones firmes. Es por eso que las cunas están diseñadas de esa manera.

Tanto las almohadas como la ropa de cama pueden ser peligrosas para los bebés. La mayoría de los adultos duermen con almohadas y edredones que pueden ser un riesgo de asfixia para el pequeño.

-Las camas de los adultos no tienen barreras protectoras  y pueden hacer que el bebé se golpee. Incluso cuando están contra la pared sigue siendo peligrosa ya que puede quedar atrapado entre la pared y la cama.

Compartir la habitación es una excelente idea.

Los beneficios del colecho al compartir la misma habitación con el bebé.

Compartir la habitación con su bebé durante al menos seis meses (idealmente durante un año) tiene numerosas ventajas.

Para los niños más pequeños, las cunas son una buena opción porque son pequeñas y se ajustan cerca de su cama.

Incluso hay opciones para las cunas que se adjuntan a las camas para adultos, que solo se pueden usar con tres lados, con el lado de la cama abierto para que el bebé sea más accesible y permanezca seguro.

Beneficios de dormir juntos en la misma habitación

Conexión

El estar el bebé cerca de la cama es una excelente manera de tener un vínculo más estrecho con la madre. Poder estar en contacto físico toda la noche también ayuda cuando tienes que calmarlo.

Mejora el  sueño

Los bebés, especialmente los recién nacidos, se despiertan varias veces durante la noche para comer o porque necesitan algo de consuelo.

Tener al bebé cerca minimiza la cantidad de tiempo que el padre y la madre se encuentran despiertos. En esta etapa, los bebés también tienden a dormir mejor cuando sienten que sus padres están cerca.

Lactancia

Para las madres que amamantan, la noche puede ser aún más agotadora si tienen que ir a otra habitación cada vez que el bebé tiene que comer. Amamantar en su propia habitación e incluso en su propia cama es algo que solo permite dormir juntos.

Frecuencia de sueño

Es probable que los padres y los bebés comiencen a sincronizar los patrones de sueño. También es común que se despierten antes de que el bebé llore ya que sienten ligeros despertares.

¿Cuándo terminar el colecho?

Dependerá de la familia. Idealmente, a partir de los seis meses o el año, el bebé puede trasladarse a su propia habitación.

Hay varias razones por las cuales los padres hacen esta transición antes o incluso la posponen.

La investigación muestra que, a partir de los 9 meses, tanto los bebés como los padres duermen mejor en habitaciones separadas. Lo importante es que el cambio se realice gradualmente.

Te invito a leer en este enlace una serie de trucos para dormir a un bebé que te serán de mucha utilidad.

Hasta la próxima.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!