Trucos para dormir a un bebé y que descanse plácidamente

¿Qué padre nunca sintió pena por su bebé cuando tuvo que dejarlo solo mientras dormía?  Te invito a conocer estos trucos para dormir a un bebé y que pueda descansar plácidamente.

El dilema se repite casi todos los días. Sin embargo una noche tranquila depende de una serie de hábitos, especialmente de rutina.

El bebé tiene que dormir temprano, levantarse temprano, salir al aire libre, jugar, además de mantener horarios de alimentación regulares y dejar actividades más emocionantes para el comienzo del día.

Trucos para dormir a un bebé

Trucos para dormir a un bebé y que descanse plácidamente.
10 trucos para dormir a un bebé

1 – Dar una última alimentación antes de acostarse

Para evitar que el bebé se despierte con hambre la madre puede amamantarlo antes de irse a dormir.

Un buen momento para amamantar a su bebé es de 10 p.m. a 11 p.m., antes que se duerma.

Es necesario aclarar que esta rutina funciona mejor después del año de edad ya que, antes de esta etapa, la lactancia materna en el medio de la noche es necesaria para el bebé.

2 – Bañarlo antes de ir a dormir

Relajarse es la consigna y nada mejor que un  buen baño para realizar esta tarea. El baño ayuda al bebé a estar más tranquilo.

Si los padres quieren ser innovadores, hay mini bañeras de hidromasaje y cubetas de baño que le permiten al bebé pasar más tiempo relajándose.

3 – Apuesta por cómodos pijamas

¿Quién puede dormir con ropa incómoda? Lo mismo le sucede al bebé. Para que duerma profundamente es importante que la ropa sea cómoda.

Es preferible un pijama de algodón sin muchos botones y evitar piezas que puedan asfixiar o lastimar al pequeño como ropa con elásticos demasiado ajustados en la cintura.

4 – Los chupetes siempre y cuando…

El adulto necesita saber cuándo administrar y quitar el chupete. Durante los primeros dos años, el niño se encuentra en la fase oral por lo que no hay problema para dárselo. Pero el adulto necesita imponer límites para que no cree una dependencia.

Lo ideal es que lo utilice antes de acostarse y quitárselo tan pronto como el bebé se duerma.

Fuera de esa ocasión se puede evitar su uso. También vale la pena recordar que los chupetes no están permitidos en los primeros quince días de vida para no dañar la lactancia.

5 – No llevar al bebé a la cama de la pareja

Trucos para que tu pequeño  descanse bien

A la primera señal  que el bebé no puede dormir es común que los padres, sin saber qué hacer, lo lleven a la cama de la pareja.

Pero esto está lejos de ser la opción ideal. La cama de la pareja no ofrece la posición ideal para que el bebé duerma, ya que, hasta la edad de cuatro meses, la cabecera de la cuna debe estar más alta para evitar el reflujo.

Además, existe el peligro de que el adulto voltee al bebé durante el sueño. El niño debe tener su entorno desde el principio, de lo contrario se hace más difícil eliminar este hábito de dormir con los padres más tarde.

6 – Dejar que se duerma en su cuna

No dejes que el bebé duerma en tu regazo. Lo ideal es que lo haga solo en la cuna en la posición adecuada.

Si es necesario, los padres pueden quedarse a su lado hasta que se duerma ¡pero nada de ponerlo en su regazo!

7 – Enciende el sonido

Los sonidos suaves son una buena arma para dormir al pequeño. La música puede ayudarlo a relajarse. Pero tan pronto como se duerma es conveniente que cesen los sonidos ya que esto puede interrumpir el desarrollo del sueño del bebé.

8 – Dejar el ambiente con poca o ninguna luz

Para que el bebé duerma tranquilo, lo ideal es que la habitación esté muy tenue o no esté iluminada. Si se necesita algún tipo de iluminación, que solo sea una lámpara de enchufe o una lámpara de poca luz.

9 – Balancear la temperatura ambiente

Una buena noche de sueño también depende de la temperatura ideal.  La habitación no puede estar ni demasiado fría ni demasiado caliente.

Si es un día muy frío, vale la pena calentar la habitación. Si el aire está demasiado seco, ya sea frío o calor, es importante dejar un humidificador.

10 – Lucha contra los gases

Especialmente en los primeros tres meses de vida, es común que los gases interfieran con el bienestar del bebé, lo que también perturba a la hora de acostarse. En estos casos, el pediatra puede recomendar un medicamento para el bebé.

Lo que también influye en este problema es la dieta de la madre. Si el bebé, que depende exclusivamente de la leche materna, sufre el problema, la madre debe evitar el abuso de alimentos muy picantes o grasosos, además de los refrescos, la leche y los productos lácteos.

Espero que lleves a la práctica estos trucos y que tu pequeño obtenga un sueño muy placentero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡El contenido está protegido!